Consecuencia de los accidentes laborales dentro de las empresas

Ing. Leandro Barboza Arguedas

Consultor en Salud Ocupacional y Ambiente

Consecuencias de los accidentes

Muchos trabajadores o empresarios, aún no compren las repercusiones negativas que pueden generar los accidentes laborales. Más aún, no ven o no conocen el gran costo que asumen las empresas por la ocurrencia de los accidentes de trabajo.

El pensamiento tradicional nos hace ver únicamente los costos del accidente como aquellos que se derivan del tratamiento médico y de la compensación al trabajador. Lo que es peor aún, puede que aceptemos los accidentes como costos inevitables del “quehacer empresarial” o suponer que los costos deben ser absorbidos por la póliza de riesgos del trabajo.

Los efectos sociales de los accidentes son muchos y relevantes para los que lo sufren: dolor, sufrimiento, vidas truncadas prematuramente, hijos que ven dificultado o impedido su acceso a nuevos horizontes, frustración por la pérdida de algún miembro de nuestro cuerpo, rechazo de la sociedad por considerarlos una carga, entre otros.

Pero hay algo más; los accidentes en su afán devastador no solo lesionan a las personas, sino que también dañan, destrozan y deterioran a equipos, maquinaria, instalaciones, materias primas, herramientas, producto terminado y bienes en general. Todo esto tiene un altísimo costo que grava innecesariamente la economía de la empresa, mucho más de lo que usted o yo nos podamos imaginar. Más caro aún es el costo de las interrupciones, paralizaciones de procesos y demoras en la producción que se van sumando peligrosamente aunque muchas veces inadvertidamente.

Ahora bien, preguntémonos lo siguiente: ¿Quién paga el costo de los accidentes laborales?

Posiblemente, la respuesta de muchos sería que es, el seguro del INS, el que paga los accidentes de trabajo. En realidad no es cierto.

Todos los costos registrados por accidentes y enfermedades de trabajo, como por ejemplo las incapacidades temporales y permanentes, citas médicas y gastos administrativos, son asumidos por la empresa, quién es la que paga año con año, el seguro de riesgos del trabajo.

¿Qué podemos hacer entonces?

Para evitar el sufrimiento de nosotros mismos y de nuestras familias, así como el gasto innecesario que tiene que asumir la empresa por la ocurrencia de los accidentes laborales, pensemos y pongamos en práctica estas sencillas reglas básicas:

1) No arriesgue más de lo que pueda aceptar perder: Esto significa que no hay que correr riesgos innecesarios cuyas pérdidas no podamos soportar.

Por ejemplo, nadie aceptaría perder un dedo de la mano por el simple hecho de no utilizar algún tipo de guante.

2) No arriesgue mucho por poco: No debemos correr riesgos importantes cuando lo que vamos a ganar en realidad es poco.

Nadie compraría un número de lotería que vale 1000 colones cuando el premio es de 500 colones. Sin embargo, nosotros arriesgamos mucho por poco. Adelantamos en curva con el fin de ganarnos 30 segundos. Eso es arriesgar mucho por poco

3) Considere las probabilidades: Antes de correr un riesgo determinado, debemos considerar las probabilidades de sufrir un accidente.

En el momento que iniciemos nuestra jornada laboral pensemos en todos los accidentes que me puedan ocurrir y actuemos en forma segura para evitarlos.

Los nuevos desafíos

La seguridad y salud en el trabajo debe jugar un papel primordial dentro de la empresa. Esto implica que la seguridad y salud ocupacional debe ser vista a un nivel igual o superior que la productividad y la calidad.

En definitiva, los objetivos de productividad y calidad serán alcanzados siempre y cuando se mantenga la salud de los trabajadores que día a día llegan a sus puestos de trabajo. Obviamente, si tenemos trabajadores enfermos, no podremos alcanzar dichos objetivos.

De igual forma, el trabajador debe ser consiente que la existencia de los accidentes laborales no es una cuestión de la casualidad o el destino y que más bien es algo causado que tiene solución.

La seguridad es el resultado del trabajo bien hecho. Esto quiere decir que si tenemos accidentes laborales, evidentemente hay fallas en los puestos de trabajo que deben ser revisadas.

Al finalizar de leer este artículo, me gustaría que usted pueda sentarse a reflexionar y a tomar el impulso necesario para ver la seguridad y salud como algo beneficioso para usted mismo y para los intereses de la empresa donde usted está trabajando actualmente.